El mercado de las divisas

El mercado de divisas es uno de los mercados en los que es posible invertir apostando por la evolución de los tipos de cambio de una moneda frente a otra. También conocido como Forex, este mercado tiene, sin embargo, ciertas particularidades que le proponemos descubrir a través de un artículo dedicado a él.  

--- Publicidad ---
Comience a negociar ahora
76.4% de las cuentas de inversores minorista pierden dinero en la comercialización con CFD con este proveedor. Debe considerar si comprende el funcionamiento de los CFD y si puede permitirse asumir un riesgo elevado de perder su dinero. Operar CFDs con Plus500
El mercado de las divisas

El mercado de divisas y su funcionamiento

El mercado de divisas es un mercado cuya finalidad es fijar el precio de las compraventas, en este caso el tipo de cambio entre cada moneda. Pero el Forex es también el mayor mercado del mundo. Según las cifras oficiales, el volumen diario de operaciones en este mercado es el mayor de todos los mercados combinados. Así, el mercado de divisas se considera el más grande, pero también el más líquido del mundo en cuanto a volumen de transacciones.

Para comprender el interés y la especificidad del mercado de divisas, es esencial entender la difusión del régimen de tipo de cambio flotante en todo el mundo desde los años 70, así como los avances técnicos, incluida la llegada de los programas informáticos de trading de alta frecuencia y el acceso continuo a este mercado, que han contribuido a hacer del Forex el importante mercado de negociación en que se ha convertido hoy.

 

Plazas y horarios de cotización del mercado de divisas

A pesar del número de divisas de todo el mundo que gestiona y cotiza, el mercado de divisas es un mercado completamente desmaterializado y descentralizado. Esto significa que el mercado de divisas no está vinculado a ninguna plaza bursátil en particular. Todas las transacciones llevadas a cabo en este mercado se realizan sin intermediarios

Además, es posible realizar operaciones en el mercado de divisas de forma casi permanente, es decir, las 24 horas del día, los 7 días de la semana, lo que no ocurre con otro tipo de activos como las acciones, que suelen estar vinculadas a un mercado financiero localizado como las bolsas de Nueva York, Tokio o París y cuyos horarios de apertura y cierre están definidos.

Sin embargo, aunque en teoría el mercado de divisas está supuestamente abierto todo el tiempo, en realidad cierra una vez a la semana durante las horas que transcurren entre el cierre de la bolsa el viernes por la noche a las 22:00 en la costa oeste de Estados Unidos y la apertura el domingo por la noche a las 22:00 de la bolsa de Wellington en Nueva Zelanda, que da comienzo a la semana financiera. Como la mayoría de los bancos están cerrados durante el fin de semana, el volumen de operaciones en el mercado de divisas es relativamente bajo los sábados, domingos y festivos.

Sin embargo, es interesante observar que el mercado de divisas está dominado en gran medida por la City de Londres, ya que es en este centro financiero donde se lleva a cabo más de un tercio de las transacciones de divisas del mundo. Sin embargo, hay que tener en cuenta que, desde hace unos años, el peso de los centros financieros asiáticos también está en alza, pero de momento sigue siendo inferior al de Londres.

 

Los diferentes actores del mercado de divisas y su papel

En el mercado de divisas hay diferentes actores que desempeñan distintos papeles. Ahora le daremos los detalles de estos actores:

 

Las principales monedas del mercado de divisas

Aunque todas las monedas del mundo cotizan en el mercado de divisas, el dólar estadounidense o USD sigue siendo la moneda de referencia en este mercado. De hecho, una gran parte de las operaciones realizadas en el mercado de divisas tienen que ver con esta moneda. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el euro es la segunda moneda más negociada, justo por detrás del dólar estadounidense.

Para entender cómo funciona el mercado de divisas, también hay que tener en cuenta que las monedas cotizan por pares. En cada transacción de este mercado intervienen dos monedas. Se compra una moneda vendiendo otra.

Los pares de divisas así formados se denominan también «cross de divisas» y es, por supuesto, y lógicamente, el cross EUR/USD el que representa el tipo de cambio del euro con el dólar estadounidense, que es el más negociado en el mundo. De hecho, cada año, este par de divisas es objeto de casi una cuarta parte de las transacciones mundiales de Forex.

 

Los tipos de operaciones realizadas en el mercado de divisas

En el mercado de divisas hay operaciones al contado y a plazo. La transacción al contado es la más común en este mercado y también se conoce como transacción spot. Consiste en comprar una moneda contra otra a precio de mercado con una entrega dos días después. Aquí, el mercado al contado representa casi un tercio de las transacciones diarias del mercado de divisas.

La operación a plazo consiste en fijar el precio, la cantidad y la fecha de la operación futura en el momento de cursar la orden. La utilidad de esta operación es que proporciona una cobertura contra las fluctuaciones del tipo de cambio. En este caso, e independientemente del precio real en el momento del vencimiento, la operación se realiza, por tanto, al precio que se ha fijado en las condiciones del contrato.

Por lo tanto, los distintos agentes del mercado de divisas se encuentran a diario en este mercado como contrapartes de operaciones de cobertura o especulación. Las operaciones de cobertura permiten a los bancos protegerse, entre otras cosas, contra una caída de los tipos de cambio. Para las empresas, el mercado de divisas permite, por ejemplo, comprar materias primas en una moneda distinta de la original, cubriéndose contra un tipo de cambio desfavorable.

Por último, para las operaciones especulativas, se trata sobre todo de comprar divisas cuyo valor frente a otro se espera que suba, y así obtener un beneficio vendiendo estas divisas más tarde. Tanto para las empresas como para las instituciones que llevan a cabo sus actividades en el campo internacional, podemos comprender mejor el interés de las transacciones a plazo.

También hay que tener en cuenta que las operaciones a plazo realizadas en el mercado extrabursátil se denominan comúnmente «forwards», mientras que las operaciones realizadas en el mercado a plazo se denominan «futuros». Para protegerse de los efectos de las fluctuaciones de los tipos de cambio se utilizan otros derivados, como los swaps, las opciones sobre divisas y algunos productos estructurados más complejos. Así, los swaps representan casi la mitad de los volúmenes negociados actualmente en el mercado de divisas.

Como acaba de comprender, el mercado de divisas permite a algunos agentes cubrirse contra los riesgos relacionados con la tasa de cambio de sus beneficios y gastos con el mercado a plazo, pero también puede permitir la especulación con los tipos de cambio de las distintas divisas.

 

Cobertura y especulación en el mercado de divisas

Así, muchas empresas y bancos comerciales actúan en el mercado de divisas, principalmente con fines de cobertura, pero otros actores participan en operaciones especulativas, como los fondos de inversión o los bancos de inversión que actúan por cuenta propia para generar beneficios a partir de los movimientos diarios de los tipos de cambio.

De hecho, desde el final de los tipos de cambio fijos en 1970, el volumen de transacciones en el mercado de divisas se disparó antes de estabilizarse hace unos años. De hecho, hoy en día, los pares de divisas están considerados por los inversores como activos financieros de pleno derecho y, por tanto, les permiten obtener ganancias o pérdidas en función de las variaciones y tendencias de este mercado. El mercado de divisas no es realmente un mercado de valores, ya que los derivados que se desarrollan en él, incluidas las opciones y los swaps, lo han hecho más atractivo y popular para los inversores especulativos.

Pero esta especulación en el mercado de divisas también es importante para él porque ayuda a garantizar la liquidez de este mercado. Así, un inversor que quiera cubrirse contra una subida de la divisa debe comprar esa divisa y sólo podrá hacerlo si el mercado tiene una contrapartida disponible, es decir, un vendedor de esa divisa.

Por supuesto, la especulación en el mercado de divisas también puede ser la causa de fuertes movimientos de ciertos pares de divisas, llegando a veces a provocar verdaderas crisis económicas que requieren la intervención de los Bancos Centrales.

Preguntas más frecuentes

¿Qué es el margen o el ajuste de márgenes en Forex?

Cuando se invierte en el mercado de divisas, el margen corresponde al dinero del que debe disponer en su cuenta de trader para asegurar las posiciones abiertas y así pagar las pérdidas en caso de una mala tendencia. El importe de este margen varía de un corredor a otro y de un par de divisas a otro, pero es esencial para mantener las posiciones abiertas.

¿A quién pertenece el mercado de las divisas y dónde está su sede?

El mercado de divisas no pertenece a nadie en particular. De hecho, el mercado de divisas es un mercado denominado «interbancario», lo que significa que todas las transacciones del mercado se realizan únicamente entre dos participantes: el vendedor y el comprador. Así, y mientras exista el sistema bancario actual, también existirá el mercado de divisas. Por lo tanto, el mercado de divisas no está vinculado a ningún país u organización gubernamental en particular.

¿Cuál es el horario de apertura del mercado de divisas?

El mercado de divisas o mercado cambiario tiene la peculiaridad de permanecer abierto casi todo el tiempo. Así, está abierto desde las 22:00 del domingo noche, hora de apertura de la sesión bursátil australiana, hasta las 22:00 del viernes siguiente, que es la hora de cierre de los mercados estadounidenses.

--- Publicidad ---
Comience a negociar ahora
76.4% de las cuentas de inversores minorista pierden dinero en la comercialización con CFD con este proveedor. Debe considerar si comprende el funcionamiento de los CFD y si puede permitirse asumir un riesgo elevado de perder su dinero. Operar CFDs con Plus500