¿Qué es la Bolsa?

Todo el mundo o casi ya habrá oído hablar de la Bolsa o de sus activos más conocidos como IBEX 35 y otros índices o acciones de grandes sociedades mundiales. Pero pocos particulares conocen verdaderamente el significado de todos estos términos.  

76.4% de las cuentas de inversores minorista pierden dinero en la comercialización con CFD con este proveedor. Debe considerar si comprende el funcionamiento de los CFD y si puede permitirse asumir un riesgo elevado de perder su dinero. Operar CFDs con Plus500
¿Qué es la Bolsa?

La Bolsa en resumen:

Contrariamente a lo que se podría pensar, la historia de la Bolsa es más bien antigua aunque su concepto haya evolucionado considerablemente con el paso del tiempo. De hecho, la Bolsa apareció en el siglo XIV en Brujas, Bélgica.

En la actualidad, si la Bolsa sigue siendo todavía un lugar de intercambios es, ante todo, un inmenso mercado donde se intercambian títulos financieros. Estos títulos financieros pueden implicar las acciones de grandes sociedades, obligaciones, el dinero en circulación e incluso las materias primas como el oro o el petróleo. Sin embargo, no se trata aquí de intercambiar productos o mercancías físicos, sino solamente los títulos que representan un determinado valor evolutivo.

 

Funcionamiento general de la Bolsa:

Se podría definir la Bolsa como un mercado en el que hay compradores y vendedores.  Pero a diferencia del comercio tradicional, no son los vendedores que deciden el precio de sus títulos, sino los compradores. A continuación,  el archivo de órdenes es el que da cuenta de los precios decididos.

En definitiva, cuanto más  solicitan los compradores los títulos de un mercado bursátil, más sube su precio.  Al contrario, cuanto más baja la demanda, más baja su precio.

El mercado bursátil en el que se puede intercambiar títulos también se llama “mercado primario”. En este mercado es donde  las sociedades pueden emitir lo que solemos llamar “acciones” que compran a continuación los inversores, particulares o profesionales. Gracias a estas compras de títulos, las sociedades pueden obtener el dinero necesario para realizar inversiones. Pero las acciones no son los únicos activos intercambiados en este mercado puesto que también se pueden encontrar obligaciones o títulos financieros.

El interés de los inversores es especulativo puesto que compran un título a un precio juzgado inferior al precio que podría alcanzar más tarde con el fin de hacer un beneficio o perciben lo que se llama “dividendos” en función de los resultados económicos realizados por la sociedad emisora de estos títulos y se convierten en “accionistas”.

 

Un mercado al alcance internacional:

Gracias a este sistema de títulos y a la llegada de las nuevas tecnologías, el mercado de la Bolsa se ha desarrollado de manera significativa a nivel internacional. Hoy día, se calculan tantos mercados bursátiles como países capitalistas existen, aunque la mayoría de las veces, este mercado es virtual y no tiene  “sala de contratación” física, puesto que ha sido reemplazada por  redes informáticas complejas.

Para comprender mejor la importancia de la Bolsa, debe saber que solamente en el centro financiero de  París, miles millones de Euros se intercambian cada día.

76.4% de las cuentas de inversores minorista pierden dinero en la comercialización con CFD con este proveedor. Debe considerar si comprende el funcionamiento de los CFD y si puede permitirse asumir un riesgo elevado de perder su dinero. Operar CFDs con Plus500