El mercado de las obligaciones

El mercado de las obligaciones es uno de los mercados más importantes del mundo y proporciona a los inversores bursátiles información interesante y numerosas oportunidades de beneficios.  

El mercado de las obligaciones
El 76.4% de las cuentas de inversionistas minoristas pierden dinero cuando intercambian CFD con este proveedor. Debe considerar si comprende cómo funcionan los CFD y si puede permitirse asumir el alto riesgo de perder su dinero.

 

¿Qué es el mercado de las obligaciones?

El mercado de las obligaciones, también llamado «mercado obligacionista», es el mercado que permite  financiarse a los Estados y a las empresas. En efecto, cuando un estado o una empresa necesita financiación, puede emitir títulos especiales llamados «obligaciones». Esta obligación es una forma de empréstito combinada con un tipo de interés y una fecha de vencimiento, en la que el estado o la empresa deben reembolsar su deuda.

Los inversores o los bancos pueden comprar estas obligaciones fijando el tipo de interés en función de varios criterios, entre los cuales el riesgo de falta de pago y rendimiento.

Generalmente, son las agencias de calificación que tienen la responsabilidad de evaluar el nivel de riesgo de una obligación. Entre estas agencias de calificación se encuentran, Standard & Poor's, Moody's y Fitch rating.

Cabe mencionar que una gran parte de las obligaciones propuestas hoy día son obligaciones de estado. Pero también se pueden encontrar en el mercado obligacionista futuros empréstitos de estado, swaps o créditos default swaps.

Podemos distinguir igualmente dos tipos de mercados obligacionistas, a saber el mercado primario que corresponde a la emisión de todas las nuevas obligaciones destinadas a instituciones o inversores particulares y que se benefician de una garantía por parte de los bancos de inversión, y el mercado secundario que agrupa las transacciones efectuadas sobre obligaciones ya emitidas.

 

¿Cómo se determina el precio de una obligación?

Llamamos aquí «precio de una obligación», al tipo de interés que se abonará al inversor durante el período que precede al reembolso total. Así pues, se trata de un tipo de interés a largo plazo. El Banco Central es el que fija los tipos de interés a corto plazo.

El cálculo de este tipo de interés varía en función de varios criterios, entre los cuales:

  • La actualización de los flujos financieros (volúmenes de obligaciones intercambiadas) que integran coeficientes de actualización para los empréstitos de estado.
  • Una prima de liquidez que corresponde a la estimación del coste de la negociación de la obligación.
  • Una estimación del riesgo de falta de pago del prestatario durante la duración del préstamo.

Por supuesto, este cálculo sigue siendo complejo y los inversores prefieren contar con un valor más claro que englobe el conjunto de estas indicaciones llamado «credit spread». Para encontrar este crédito spread, se comparan generalmente la situación de deuda de la empresa o del estado con otra deuda ya conocida y similar que ya fue evaluada.

 

¿Cómo operar en el mercado de las obligaciones?

Cabe la posibilidad de especular en el mercado obligacionista pasando por distintas herramientas. Los bancos proponen, por ejemplo, productos de inversión bursátil que integran obligaciones en el marco de PEA o de cuentas-título.

Pero Vd. también puede especular directamente en línea y a veces sobre el valor de una obligación utilizando los CFD de las plataformas de especulación en línea. Estas dos herramientas son especialmente interesantes ya que permiten operar en ambos sentidos, tanto al alza como a la baja y beneficiarse así de todas las condiciones del mercado para hacer beneficios.

La especulación obligacionista es una de las más interesantes,  ya que el sentido de las tendencias es más fácil de observar y anticipar que en los demás activos del mercado bursátil.

 

Las principales características de las obligaciones

Ahora nos interesaremos más detalladamente por las obligaciones y sus características. Sabemos que las obligaciones son títulos de crédito que podemos negociar y que por lo general utilizan los estados o las empresas con el objetivo de obtener un capital adicional proveniente de los inversores y, por lo tanto, de los mercados financieros. Así, cuando compramos una obligación, recibimos por parte del emisor de esta obligación un interés, llamado cupón, que sirve para remunerar este préstamo. Por supuesto, cuando la obligación llega a término, el capital invertido inicialmente se le rembolsa por completo. Sin embargo, durante el período de validez, las obligaciones cotizan en bolsa, algo que permite a los inversores venderlas antes de la fecha de expiración o también comprar otras cuyo período está ya en curso. De este modo, existen numerosas obligaciones que presentan características diferentes, pero ahora le presentaremos las principales características de las obligaciones en las que puede invertir actualmente.

  • La vida útil de una obligación: la duración de validez de una obligación es muy variable y puede ser de unos meses o indeterminada, es decir que puede ser para siempre. En caso de una obligación con duración indeterminada, el contrato no prevé el rembolso del capital excepto en caso de anticipación. Destacaremos aquí que las obligaciones que presentan vidas útiles más largas son a menudo las más arriesgadas en lo que respecta al rembolso del capital invertido, pero también son las más rentables porque presentan tipos de interés más elevados.
  • El tipo de interés de una obligación: por supuesto, este tipo también cambia en función de las obligaciones y puede ser tanto fijo como variable. El tipo de interés puede revisarse también y volverse variable después de haber sido fijo, y viceversa. Por último, también existen tipos de interés que están simplemente indexados con otra variable como la inflación, la cotización del barril de petróleo, la cotización del oro o un índice bursátil. También hay otros que se calculan en relación a un cupón cero, es decir que no hay un desembolso de cupón durante la duración de vida de la obligación.
  • La distribución y la capitalización de una obligación: en la mayoría de los casos, el desembolso de los intereses de una obligación se lleva a cabo anualmente, pero algunas obligaciones capitalizarán estos intereses y sólo los rembolsarán al prestamista en el momento del rembolso del capital. Este tipo de obligaciones están dirigidas sobre todo a las personas que desean constituir un capital a largo plazo, mientras que las primeras son para las personas que buscan un ingreso adicional de forma más regular.
  • Las obligaciones cambiables a acciones: además de funcionar de forma clásica, algunas obligaciones pueden intercambiarse por títulos de la empresa que las emite. Se trata de obligaciones convertibles, obligaciones a bonos de suscripción de acciones u obligaciones, así como obligaciones reembolsables en acciones. A menudo observamos que el comportamiento de estas obligaciones se acerca muchas veces al de las acciones a las que pueden dar derecho.

 

Valoración: 4.31 29 votos

El trading de obligaciones

Desde hace un tiempo se puede operar directamente con las obligaciones importantes y así especular con su alza o su baja. Para ello basta con inscribirse en una plataforma de trading.

Comience a negociar ahora
El 76.4% de las cuentas de inversionistas minoristas pierden dinero cuando intercambian CFD con este proveedor. Debe considerar si comprende cómo funcionan los CFD y si puede permitirse asumir el alto riesgo de perder su dinero.