Invertir en el gas natural en bolsa

Entre las materias primas con las que se puede operar en línea mediante las plataformas de los brokers de CFD, el gas natural es especialmente interesante, aunque sea menos popular que el petróleo. Es por esta razón por la que hemos decidido dedicar un artículo a cómo invertir en el gas natural en línea, pero primero recordaremos el funcionamiento del mercado del gas y explicaremos cómo puede especular con su cotización ya mismo tanto a corto como a largo plazo.  

Invertir en el gas natural en bolsa
El 76% de las cuentas de inversionistas minoristas pierden dinero cuando intercambian CFD con este proveedor. Debe considerar si comprende cómo funcionan los CFD y si puede permitirse asumir el alto riesgo de perder su dinero.

Valoración: 4.15 26 votos

 

El mercado del gas natural y su funcionamiento

El gas natural es un combustible que se opera en Europa mediante contratos de una duración de entre 5 y 25 años entre las empresas que producen este gas y las que lo proporcionan. Sin embargo, esta materia prima también se opera de forma internacional en diferentes mercados como el NYMEX (New York Mercantile Exchange) y el IPE (International Petroleum Exchange), lo que hace posible que se pueda especular con su precio.

Así pues, los precios del gas cotizan en tiempo real en estos mercados y se ven afectados, como las otras materias primas energéticas, por la especulación, pero también por otros factores exteriores muy conocidos. Algunos ejemplos son:

  • el precio del petróleo influye ampliamente en el del gas, puesto que estas dos materias primas compiten directamente;
  • el valor del dólar, moneda en la que se opera el gas natural en los mercados internacionales, también tiene una fuerte influencia en la evolución de los precios;
  • la producción de gas natural también puede fluctuar y tener un efecto en la cotización del mismo, y
  • la fuerza de la demanda desempeña, claro, un papel clave en la determinación de los precios del gas natural.

 

Cotización del gas natural en bolsa

Existen dos mercados principales en los que se opera el gas natural mundial. El más importante es el NYMEX o New York Mercantile Exchange, situado en Estados Unidos, y el segundo es el NBP o National Balancing Point, del lIPE o International Petroleum Exchange, ubicado, por su parte, en Londres. Existen también otros mercados más pequeños como el TTF de Países Bajos o el de Zeebruge en Bélgica.

Sin embargo, el gas natural con el que podrá operar en línea será el del NYMEX, que cotiza en dólares.

El precio del gas natural se ve influenciado por diferentes factores, como, por supuesto, la cotización del petróleo, que sigue siendo la principal referencia en materia de energía, pero también el valor del dólar, puesto que es la divisa en la que cotiza.

 

Análisis y cotización de la cotización del gas natural en Bolsa

El análisis histórico de la cotización del gas natural nos muestra antes que nada la fuerte volatilidad de este activo. En efecto, se puede observar que durante los últimos cinco años ha habido varias fases alcistas y bajistas sucesivas.

La última tendencia alcista comenzó en abril del 2012 y terminó en febrero del 2014 con un máximo histórico cercano a los 6,151$. Después de ese máximo se formó una nueva tendencia bajista en el mercado de la energía en general. Este descenso todavía se puede sentir hoy y, de hecho, podría durar durante un plazo relativamente largo, aunque este activo sigue siendo rentable a corto plazo.

 

Cómo invertir en el gas natural

Para invertir en el gas natural hoy basta con disponer de un ordenador con conexión a internet. En efecto, todas las plataformas de trading en línea, ya sean brokers de CFD, le proponen operar las materias primas energéticas como el petróleo y el gas, sin tener que desplazarse o recurrir a un intermediario bancario.

Así, con los CFD puede tomar posiciones para la compra o la venta de la cotización del gas natural y cerrar su posición cuando la cotización haya evolucionado lo suficiente en el sentido anticipado para permitirle embolsarse la diferencia de precio.

 

Diferencias entre el gas natural y el gas natural licuado

Actualmente encontramos dos tipos de gas natural en el mercado, que son el gas natural y el gas natural licuado.

El gas natural proviene de combustibles fósiles y se compone de materias orgánicas en descomposición, las cuales se llevan echando al suelo desde hace varios centenares de millones de años. Además, por lo general las reservas de gas natural se encuentran a una gran profundidad y a proximidad de fuentes de otros hidrocarburos como el petróleo o el carbón. Por supuesto, una vez extraído, el gas natural se transforma en carburante limpio después de un tratamiento, y puede utilizarse directa o indirectamente para la producción de otros productos. Se utiliza especialmente para la calefacción, cocinar alimentos o en el campo del transporte o la producción de electricidad.

El gas natural licuado, por su parte, es un gas natural que ha sido cambiado al estado líquido para poder transportarlo y almacenarlo de una forma más sencilla. Puesto que los yacimientos de gas natural a menudo están alejados de una gran parte de los consumidores de esta energía, su transporte en estado gaseoso es arriesgado y sale caro. Además, al enfriarlo se puede transformar en gas natural líquido, lo que permite reducir significativamente el volumen y, por lo tanto, también reducir los gastos de almacenamiento y transporte. El gas natural líquido presenta la particularidad de que no tiene ningún olor y tampoco es tóxico, algo que limita igualmente los problemas en caso de fuga o su capacidad para iniciar un incendio. Estas propiedades hacen que sea una solución ideal para el almacenaje de grandes cantidades de gas natural.

Por último, el gas natural y el gas natural licuado en realidad son lo mismo, lo único que cambia es su estado.

 

Principales usos del gas natural para los particulares y la industria

Saber cómo se utiliza el gas natural también le ayudará a comprender mejor cuáles son las palancas que aumentarán o disminuirán la demanda mundial, y por lo tanto cuáles son las perspectivas de alza o bajada de la cotización de este activo.

Las personas particulares son las que más utilizan el gas natural por sus necesidades de calefacción, puesto que esta energía es tanto más económica como más ecológica que la electricidad. Además, el mantenimiento de las calderas de gas es más barato y no suelen estropearse a menudo. Una vivienda equipada con un sistema de calefacción con gas natural presentará ciertas ventajas para el habitante, lo que explica que cada vez más hogares lo tengan.

En lo que respecta a los usos que hacen las industrias del gas natural, observamos que la mayor parte del gas natural producido está en realidad destinado a las centrales eléctricas. Estas centrales utilizan el gas natural para producir electricidad. El gas natural se quema para desprender grandes cantidades de energía, la cual accionará una turbina que alimentará un generador. Esta producción de energía eléctrica a partir del gas natural está considerada, además, como limpia y más barata que otros sistemas de producción como las centrales nucleares.

 

Por qué es interesante invertir en la cotización del gas natural

Ahora pasaremos a ver las ventajas de la inversión en la cotización del gas natural. Algunos analistas especializados del mercado de las energías lo dicen: el gas natural es una energía de futuro, lo que da a entender que su cotización tiene muchas posibilidades de apreciarse en los próximos años.

Esto se debe especialmente al hecho de que esta energía fósil es hoy en día la menos contaminante del mercado, lo que es una verdadera ventaja en un momento en el que el mundo está en plena transición energética a la vista de los problemas medioambientales. En efecto, el gas natural produce hasta dos veces menos Co2 que los otros combustibles y está disponible en grandes cantidades en el subsuelo. Existe, además, un potencial importante de descubrimiento de nuevos yacimientos.

Por otro lado, también nos dirigimos hacia un importante desarrollo del gas renovable y del hidrógeno. Esto se refiere especialmente al biometano, que se obtiene mediante la fermentación de materias orgánicas y que presenta las mismas propiedades que el gas natural. Aquí encontramos también proyectos interesantes respecto al power-to-gas que consiste en transformar el exceso de electricidad producida mediante soluciones renovables como la eólica o la solar en hidrógeno o en metano de síntesis, que podrá entonces almacenarse y utilizarse más tarde.

Según la ley de transición energética, la parte del gas natural renovable debería alcanzar un 10% en el 2030, y las redes de gas esperan, por su parte, un aumento del 30% para esa misma fecha. Así pues, el gas natural, en su forma clásica, licuado o renovable, tiene un futuro prometedor por delante y la demanda debería aumentar en los próximos años.

Empezar a invertir en el gas natural

Para invertir en bolsa con la cotización del gas natural se pueden utilizar los CFD. Estos contratos en línea le permiten operar tanto con el aumento como con el descenso del valor del gas natural.

¡Opere el gas natural en línea!
El 76% de las cuentas de inversionistas minoristas pierden dinero cuando intercambian CFD con este proveedor. Debe considerar si comprende cómo funcionan los CFD y si puede permitirse asumir el alto riesgo de perder su dinero.