El índice S&P 500: cotización y gráfico

Valoración: 4.33 24 votos
 

Los brókeres del Forex, ofrecen ahora a sus usuarios la posibilidad de operar con diferentes valores bursátiles, y especialmente con el mercado de los índices bursátiles internacionales. Entre los índices importantes más seguidos por los particulares encontramos el S&P 500, del que vamos a hablarle más detalladamente a continuación. Así pues, en esta página encontrará el gráfico que retoma la cotización en directo de este índice y un análisis completo de su cotización histórica de los diez últimos años. Ambos le ayudarán a establecer estrategias de trading eficaces.  

 

Acerca del S&P 500

El S&P 500, también llamado SPX, es un índice bursátil estadounidense. Más concretamente, y como su nombre indica, se compone de las 500 mayores empresas cotizadas en bolsa en Estados Unidos. Su nombre proviene también de la empresa Standard & Poor’s, una de las tres grandes agencias de calificación de riesgo.

El índice  S&P 500 fue creado en 1950 y es hoy el índice más representativo del mercado bursátil estadounidense, situándose incluso por delante del Dow Jones. Compuesto por un amplio número de empresas, tiene en cuenta la capitalización bursátil de cada una de estas compañías. De hecho encontramos una importante representación de los sectores de actividad más prósperos en Estados Unidos.

 

Análisis histórico de la cotización del índice S&P 500

El análisis gráfico de los últimos diez años sobre la cotización del S&P 500 es muy interesante ya que muestra por sí mismo la evolución de la economía estadounidense en su conjunto. Desde el 2005 podemos observar dos grandes períodos alcistas.

La primera tendencia alcista permitió al S&P 500 alcanzar un punto máximo de 1 557 puntos en octubre del 2007, tras más de dos años de progresión. Tras este período asistimos a una corrección bajista que durará cerca de dos años y conducirá a la cotización del S&P 500 a un mínimo histórico de 683 puntos en marzo del 2009. 

Por último, y desde este episodio negativo, el S&P 500 siguió de nuevo una fuerte tendencia alcista que dura todavía hoy. La cotización de este índice era superior a los 2 000 puntos a principios del 2015.

 

Evolución probable del S&P 500

Según los gráficos bursátiles detallados arriba, existen muchas posibilidades de que el índice S&P 500 mantenga su dinamismo alcista, lo que hace que sea razonable tomar posiciones largas. Sin embargo, será necesario igualmente estar alerta ante una posible corrección bajista que podría ser también muy fuerte.

Del mismo modo, los micromovimientos permiten a los traders del Forex y binarios obtener beneficios en períodos de trading más cortos. En cualquier caso, la salud económica estadounidense y las decisiones tomadas por el gobierno en este sentido tendrán una muy fuerte influencia en las cotizaciones.

 

Las mayores empresas que forman parte del índice bursátil S&P 500

Para conocer mejor el índice bursátil S&P 500 le proponemos ahora descubrir un poco más sobre su composición. Por supuesto, no citaremos aquí a las 500 empresas que lo componen, sino simplemente a las más importantes. Sin embargo, cabe recodar que este índice bursátil comprende todos los títulos del índice bursátil Dow Jones, así como otros 470 títulos bursátiles.

Los títulos más conocidos que forman parte de este índice bursátil son, concretamente, las acciones de Apple, las acciones de Oracle, las acciones de Bank of America, las acciones de Google, las acciones de Qualcomm, las acciones de Berkshire Hathaway, las acciones de Wells Faro, las acciones de Citigroup, las acciones de Kraft Foods, las acciones de Microsoft, las acciones de PepsiCo y las acciones de Comcast.

Entre estos títulos, los más importantes son sin duda los de Google y Apple, que son componentes esenciales del índice S&P 500, dado que su cotización bursátil es demasiado importante como para que se integren en el Dow Jones. Estas empresas son, por supuesto, muy ponderadas, pero no perturban al índice S&P, como podrían hacerlo con el Dow Jones, teniendo en cuenta la composición mucho más importante de este primer índice.

 

Sectores de actividad representados por el índice S&P 500 y su repartición

De nuevo con el objetivo de conocer adecuadamente el índice bursátil S&P 500, le proponemos ahora descubrir más sobre los sectores de actividad que están representados en él. Para ello hemos realizado una clasificación en función del peso de cada uno de estos sectores, del más importante al más débil.

  • El sector tecnológico es el que más peso tiene en este índice, con un 17,73%.
  • El sector de los servicios financieros es el segundo más importante, con un 16,71%.
  • En el tercer puesto encontramos el sector de la salud y de los cuidados, con un 12,97%.
  • Los productos de consumo discrecional representan, por su parte, un 12,18% del peso total de este índice. 
  • A continuación encontramos el sector energético, con un peso del 10,51%.
  • Los productos de consumo habitual representan, por su parte, un 10,41% de este índice.
  • La industria representa aquí más del 10,28% del peso total del índice.
  • El sector de los materiales está representado por un 3,32%.
  • El sector de los servicios representa alrededor del 3,30% del peso de este índice bursátil.
  • Por último, el sector de las telecomunicaciones representa, por su parte, un 2,58% de este índice.

Por supuesto, esta repartición podría evolucionar a medida que se aportan modificaciones a la constitución de este índice bursátil y es usted el que debe permanecer informado de estos cambios.

 

Cómo entran y salen las empresas del índice S&P 500

Ahora entraremos en detalles y le explicaremos cómo pueden ser admitidas las empresas en la composición del índice S&P 500. Pare entrar en este índice es necesario, obviamente, que la capitalización bursátil de una empresa forme parte de las 500 más importantes de Estados Unidos. Sin embargo, se evalúan también otros criterios en el marco de la admisión de empresas en el S&P 500.

En efecto, una empresa debe tener una capitalización bursátil mínima de 4 mil millones de dólares.  Además, también debe tener una cantidad suficiente de acciones en manos de los miembros del público. En lo que respecta a las liquideces, antes de que una empresa pueda ser evaluada su volumen mínimo de transacciones debe ser de 250 000 acciones al mes.

Una compañía que entra en el índice S&P 500 debe mostrar una clasificación clara en un sector de actividad, además de estar inscrita y cotizar en la bolsa de Nueva York o el Nasdaq durante un tiempo suficiente.

Para terminar, la última condición para entrar en la composición del S&P 500 tiene que ver con la viabilidad financiera de la compañía. En efecto, cada vez que una empresa entra en este índice, se constata un alza de la cotización de sus títulos bursátiles. Esto se debe al hecho de que los responsables de los fondos índices proceden por lo general a la compra de los títulos de esta empresa con el objetivo de replicar el S&P 500. Además, es interesante servirse de esta característica para tomar posiciones para la compra de los títulos que van a entrar en la composición de este índice.

 

De qué forma se calcula la cotización del índice S&P 500 y cómo se pondera

Ahora nos interesaremos por la forma en la que se pondera el índice S&P 500. En efecto, el método utilizado para la ponderación de este índice no es el mismo que el que se utiliza para el índice Dow Jones, en el sentido en que éste pondera la empresa a partir de su capitalización bursátil general.

Gracias a esta particularidad, el índice bursátil S&P 500 representa de una forma más específica el tamaño y el valor global de una empresa, ya que no se contenta con tener en cuenta únicamente el precio de cada título. También señalaremos que la técnica de ponderación por capitalización de este índice es una técnica flotante, en el sentido en que no tiene en cuenta el conjunto de las acciones disponibles para el comercio entre los inversores particulares e institucionales. Así pues, no tiene en cuenta para nada las acciones en posesión de la propia empresa o de los gobiernos.

En lo que respecta al cálculo de la cotización del índice S&P 500, se utiliza un divisor determinado por Standard & Poor’s. Se trata de sumar el conjunto de las capitalizaciones bursátiles de cada una de las 500 empresas que lo componen y de dividir el resultado obtenido entre esta cifra.

Por supuesto, el divisor evoluciona con el tiempo. Concretamente, se revisa al alza o a la baja en función de algunos acontecimientos como la emisión de títulos, las operaciones de fusión, los cambios de composición del índice o también los intercambios de títulos. Esta modificación es necesaria para garantizar que la cotización del índice no ha sido modificada por estos acontecimientos.

 

Cifras clave sobre el valor en el tiempo del índice bursátil S&P 500

Durante las últimas décadas, la cotización del S&P 500 ha experimentado numerosos máximos y mínimos que es interesante conocer si tiene pensado especular con su cotización. Así pues, señalaremos especialmente que este índice alcanzó el récord de 1 552,87 puntos en el año 2000, justo antes de la explosión de la burbuja de Internet. Justo después, el índice experimentó un descenso importante, con una pérdida de más del 50% de su valor y una caída a los 768,63 puntos en el 2001/2002.

A mediados de los años 2000, el índice S&P experimentó una nueva alza de los precios, con un nuevo récord situado en el nivel de los 1 561,15 puntos en octubre de 2007. La crisis financiera conllevó a continuación un nuevo descenso: el punto mínimo más importante desde hacía 13 años tuvo lugar en marzo de 2009y se situó en el nivel de los 676,53 puntos.

Por último, fue en el 2013 cuando el índice S&P 500 experimentó una nueva alza de más del 25% gracias, especialmente, al QE3, una serie de flexibilizaciones cuantitativas de la FED, y la impresión de más de 85 mil millones de dólares mensuales de compra de valores respaldados por hipotecas y bonos del tesoro. Debido a esta política monetaria, el valor en bolsa de este índice experimentó un alza espectacular. De este modo, en el 2013 el índice S&P 500 alcanzó un récord histórico de 1 752,52 puntos.

 

Algunos consejos adicionales para especular de forma eficaz con la cotización del índice bursátil S&P 500

Para establecer una estrategia de trading eficaz para la cotización de las acciones del S&P 500 debe primero recordar algunas sencillas reglas y conocer los datos más importantes sobre este índice.

En primer lugar, sepa que la mayoría de contratos a plazo sobre el índice S&P 500 pueden negociarse únicamente entre las 22:01 y las 20:14 de lunes a viernes. Así pues, debe concentrarse en esta franja horaria para los análisis.

Destacaremos también otra particularidad del índice S&P 500, y es que fluctúa en incrementos de 0,25 puntos. Por lo tanto, debe ajustar sus gráficos bursátiles y su periodicidad en función de esta fluctuación.

La mayoría de los brokers o corredores que le permiten especular con la cotización del S&P 500 exigen un margen mínimo de 0,5% con un efecto de palanca de 200 :1. Además, la suma mínima para una transacción es de 1 índice.

Por último, señalaremos que la divisa utilizada para operar el S&P 500 es el dólar estadounidense.

En lo que respecta a las estrategias que establecer en este tipo de índice, puede basarse en gran parte en el análisis técnico, que la mayoría de inversores utilizan para este valor. Sin embargo, es conveniente también seguir de cerca la evolución de las capitalizaciones bursátiles de las empresas que lo componen y los elementos que influyen en él. De este modo podrá anticipar lo mejor posible las futuras variaciones de cada título y del índice S&P en su conjunto.

Por último, destacaremos que algunos acontecimientos importantes como la entrada o la salida de una empresa de este índice tendrán una influencia importante en su cotización, así como los acontecimientos que tienen un efecto directo en la salud financiera de uno de estos sectores de actividad representados en este índice.

Cómo invertir en el S&P 500

Si le interesa invertir en el índice S&P 500, una buena idea es inscribirse ahora en una plataforma de trading en línea. En ella encontrará las herramientas necesarias para apostar al alza o a la baja de su cotización.

¡Opere el S&P 500 ahora!*
Los CFD son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento. El 80.6% de las cuentas de inversionistas minoristas pierden dinero cuando intercambian CFD con este proveedor. Debe considerar si comprende cómo funcionan los CFD y si puede permitirse asumir el alto riesgo de perder su dinero.