Constituirse una cartera bursátil

La constitución de la cartera bursátil es la parte más sensible del establecimiento de su estrategia de inversión, puesto que en ella se basa el éxito de sus inversiones. Antes de constituir su cartera de títulos, tenga cuidado con no tomar ningún riesgo y no invertir dinero que le pudiera hacer falta.  

Constituirse una cartera bursátil
El 76.4% de las cuentas de inversionistas minoristas pierden dinero cuando intercambian CFD con este proveedor. Debe considerar si comprende cómo funcionan los CFD y si puede permitirse asumir el alto riesgo de perder su dinero.

 

Tener en cuenta los rendimientos y riesgos posibles:

La primera regla que debe aplicarse cuando constituye su cartera bursátil es conocer el tiempo durante el cual desea invertir. Esto es lo que solemos llamar «el horizonte de inversión» en la jerga bursátil.

Ya se sabe que las inversiones más largas son las más seguras y que las inversiones de corta duración son más aventuradas debido a su exposición a los efectos psicológicos de los mercados.

No obstante, si  a pesar de todo desea invertir en un corto período, prefiera los fondos monetarios que son menos volátiles. Deberá poseer un capital de inversión lo suficientemente importante para generar beneficios. Para las inversiones a largo plazo, las acciones en bolsa pueden resultar buenos valores.

Por último, conviene determinar el nivel de riesgo que está dispuesto a tomar. Los inversores más timoratos optarán por un máximo de obligaciones de Estado y los inversores más temerarios podrán intentar mayores rendimientos invirtiendo en productos derivados o acciones.

 

Los valores más rentables y los valores más aventurados:

Cuando piense constituir su cartera bursátil, más vale variar los activos eligiendo a la vez acciones. Así pues, se puede pretender a rendimientos interesantes aunque aventurados y a  rendimientos inferiores pero más seguros. Globalmente, los activos más aventurados son:

 

Los activos menos aventurados son:

  • Las divisas
  • Las obligaciones
  • Las obligaciones convertibles

Para minimizar los riesgos manteniendo al mismo tiempo oportunidades de hacer beneficios interesantes, es necesario diversificar al máximo sus inversiones eligiendo a la vez activos aventurados y activos más seguros.

Del mismo modo, si decide invertir en acciones bursátiles, es preferible elegir títulos de empresas de distintos sectores de actividad con el fin de limitar los riesgos vinculados al desplome de un sector en particular y compensar las pérdidas con el alza probable de otros sectores.

 

El capital necesario para una buena cartera bursátil:

Sin embargo, para diversificar su cartera bursátil, es necesario disponer de un capital de inversión suficiente. En efecto, por debajo de 2 000€, es difícil variar los activos.

Antes de lanzarse, debe interrogarse sobre el capital que puede invertir en función de sus ambiciones y su horizonte de inversión. Pero tenga cuidado con no elegir este importe al azar ya que debe tener en cuenta igualmente el riesgo.

En definitiva, constituir una cartera bursátil es una gestión que merece reflexión y que debe basarse en una lógica de inversión a más o menos largo plazo. No dude en pedir consejo a su intermediario en caso de duda.

 

Una composición ideal para su cartera bursátil

Si tiene pensado constituirse una cartera bursátil dentro de poco, ahora le proponemos un método fácil de seguir y que le permitirá optimizar su composición.

La primera etapa que debe seguir es observar con la mayor atención posible y sin implicarse de ninguna manera la evolución de la cotización de los principales índices bursátiles y acciones en bolsa que más le interesan. Aquí debe concentrarse solamente en algunos valores para no dispersarse y comprender correctamente las tendencias que observará.

Después de esta fase de observación, lo ideal será elegir tres o cuatro títulos como mucho entre los valores que haya podido analizar y que piense que son los más prometedores, centrándose esta vez en su comportamiento y, de nuevo, sin llevar a cabo ninguna operación bursátil. Esto le permitirá saber si estos valores son más o menos volátiles o más o menos especulativos, y por lo tanto sabrá cuál es su nivel de riesgo según sus puntos fuertes y débiles fundamentales. Por supuesto, aquí analizaremos los resultados de las empresas y su estructura financiera, pero también la forma en la que el mercado bursátil las percibe. De una forma general, los traders menos experimentados deberían orientarse primero hacia los valores menos arriesgados y que presentan rentabilidades regulares con el paso del tiempo y dejar de lado las acciones más especulativas, que siguen estando reservadas a los inversores con más conocimientos.

Por último, la etapa final consiste en elegir progresivamente los valores que constituirán su cartera. Por lo general, y con el objetivo de reducir al máximo los riesgos corridos, le recomendamos invertir alrededor de un cuarto de su capital en dos valores que serán el fondo de su cartera con una visibilidad fuerte en lo que respecta a los resultados y las perspectivas. A continuación escogerá un tercer valor en el que invertirá más o menos el 5% de su capital. Debe escoger este valor en función de su carácter fuertemente especulativo. Este valor podrá proporcionarle más sin generar un riesgo demasiado alto, ya que habrá limitado la parte de capital que le otorga. Después lo mejor es esperar unos meses y evaluar esta primera estrategia. En función de si esta estrategia es positiva o negativa, podrá utilizar el resto de su capital para ajustar sus posiciones iniciales promediándolas o tomando beneficios.

 

Valoración: 4.23 40 votos

¿Dónde constituirse una cartera bursátil ya mismo?

Si quiere empezar a constituirse una cartera bursátil hoy mismo, basta con inscribirse en un banco en línea y suscribirse a un producto de inversión clásico como la cuenta de valores aprovechando los precios atractivos.

Comience a negociar ahora
El 76.4% de las cuentas de inversionistas minoristas pierden dinero cuando intercambian CFD con este proveedor. Debe considerar si comprende cómo funcionan los CFD y si puede permitirse asumir el alto riesgo de perder su dinero.