Valoración: 4.00 1 votos
 

El swap de divisas

Entre los medios de intercambiar divisas entre sí, existe un método de intercambio llamado «swap de divisas», cuyo funcionamiento particular puede interesar a los inversores profesionales del mercado de los cambios. Vamos a explicarle aquí en todo detalle en qué consiste este swap y cuáles son los intereses reales.

 

¿Qué es un swap de divisas?

Se llama «Swap de divisas», el hecho de que dos entidades intercambien una cantidad determinada de divisas entre sí, con el compromiso de que cada una de ellas restituya a la otra estas divisas al final de un período conocido de antemano. El término inglés puede traducirse aquí «Echange de divisas».

El swap de divisas, a menudo utilizado por los profesionales de las finanzas o del comercio internacional, puede tener una duración de ejercicio más o menos larga que puede alcanzar 30 años como máximo. A nivel jurídico, el swap de divisas no es un préstamo y no se menciona obligatoriamente en la contabilidad de las empresas que lo realizan.

En un swap de divisas, se trata de intercambiar un determinado importe en divisas extranjeras sin tener en cuenta los intereses, dado que las dos divisas en juego son en este caso diferentes.

El objetivo de estos intercambios de divisas consiste en disponer de divisas extranjeras para realizar compras o pagar prestadores de servicios sin tener que sufrir gravámenes suplementarios. Por ejemplo, una empresa americana que compra materias primas en Europa, podrá intercambiar divisas con una empresa francesa que subcontrata una parte de su producción en los Estados Unidos. De esta manera, cada una de las partes gana con ello.

 

El swap de divisas y los tipos de interés

La mayor parte del tiempo, los swaps de divisas se acoplan a swaps de tipo de interés. Este es el caso, en particular, cuando las sociedades implicadas desean realizar compras de títulos de tipo fijo o intercambiarlas contra títulos de tipo variable, esperando realizar así una plusvalía en la fecha de vencimiento del contrato. Esto también es el caso, sobre todo, cuando un organismo pretende adquirir títulos baratos con el fin de intercambiarlos contra títulos en la divisa que le interesa.

Tomemos el ejemplo de nuestra sociedad americana y de nuestra sociedad francesa. Estas dos sociedades podrían convenir un swap de divisas indicando la cantidad y también el tipo de interés que se aplica, así como una fecha de intercambio determinada de antemano. En este caso, el interés radica en que esta fecha de intercambio puede cambiarse según negociaciones durante 10 años, lo que permite orientar un tipo de interés real más interesante.

No obstante, podemos distinguir tres tipos de swap de divisas en función de los tipos de interés. El primero es el « Basis Swap » que indica que el tipo de interés de las dos divisas es variable. Este es el sistema más sencillo.

Otro tipo de Swap propone un tipo fijo frente a un tipo variable. En este caso preciso, los intereses se pagan del lado fijo, al igual que los swaps de tipos de intereses clásicos y se utiliza un tipo de interés absoluto o spread en un determinado tipo establecido. En cambio, no hay spread sobre el tipo de interés variable.

Por último, encontramos swaps de divisas cuyos dos tipos de interés son variables. En este caso, se calcula la diferencia entre estos dos tipos y se consigna el resultado a ambas partes según el sentido de la evolución.

 

¿Por qué se creó el swap de divisas?

Los intercambios financieros tal y como los describen los swaps siempre han existido. El objetivo de estos intercambios radicaba, ante todo, en evitar los controles. Ahora bien, durante la crisis financiera de 2008, la FED decidió finalmente incitar los bancos centrales a que utilizaran ellos mismos este tipo de intercambio de divisas con el fin de favorecer los intercambios con Brasil, Corea del Sur e incluso México.

¡Ayúdese con el swap de divisa!

Aunque es utilizado por los profesionales de las finanzas o del comercio, el swap de divisa es un elemento interesante a integrar en un análisis técnico del Forex con el fin de hacer mayores beneficios. Préstele atención para identificar los movimientos interesantes.


*Los CFD son un producto dificil de entender, la CNMV considera que no es adecuado para inversores minoristas debido a su complejidad y riesgo